11 septiembre 2010

Amanecer en los Andes.


Ecos, de  húmeda aurora,
un contrapunto cada gota,
ruido de magma despierta el dìa,
palpitantes arbustos sueñan
bajo la sombra de nubes protectoras.

Aves, tímidas, gentiles,
agobiadas de aire matutino,
acogen los rayos desde el alto de los montes,
en cada pluma los capturan
y a traves de su vuelo,   diseminan.

Hogar eres,  de personas simples,
sabias,  valerosas
en cada poro respiran poesía
dejan, en su esfuerzo,
una huella a seguir por otras vidas .

Andes majestuoso, ya encendido
impones tu presencia cada dia
resguardas las espaldas de los hombres
que escogieron tus faldas como lecho
y tu cumbre como guía.

María  Pilar O.

5 comentarios:

gonzalo dijo...

recién escribes y yo mando a mi ojos a bañarse en el río lunar de tus palabras.

Anónimo dijo...

Solo, quien conoce tus montañas es capaz de comprender la proteccioón que brindan a sus habitantes, a cambio del sacrificio de estos para obtener los frutos de la tierra de sus laderas.

Critico Anónimo (No tan anónimo)

camino del sur dijo...

Gonzalo, si llega a ser un tercio de refrescante mi palabra de lo que es la montaña que humilde satisfacción siento.



A Mi fiel lector anònimo, gracias
por tu comentario!, tu has estado
las conoces, lo sabes.



Peligrosa?
no, pasa que mi reloj a veces se detiene.

Nómada planetario dijo...

El paisaje andino es realmente sobrecogedor, hay que sentirlo para entenderlo.
Un abrazo.

SUSURU dijo...

Amo las montañas, pero los Andes tan omnipresentes me generan un respeto mágico,,,,,,escalar, llegar al cielo, volar como las ághuilas, beber el agua cristalina de sus cascadas....

qué más se puede pedir si ya intentamos algo de todo esto?

Seguir soñando.......un placer refrescante y transparente....

besos

La canciòn.....