30 octubre 2009

¿Donde?





¿Donde estaba yo,que no fui capaz de ver tus heridas?
¿Quien te abrazo en ese  aciago  minuto
en que caiste del árbol de tu vida?

Ese segundo, sólo quien lo ha vivido lo comprende,
nadie que no ha sentido,  sabe,    como queda el corazón inerte,
como hay que partir recogiendo, los pedazos cercenados de la vida rota.


¿Donde estaba yo que nunca pude  siquiera tocar tu rostro triste?
sabes,  
yo estaba a pocos metros de distancia,
caída también   del árbol de mi vida
enterrando poco a poco mi desdicha.


caminodesur.

5 comentarios:

Miriam dijo...

Si tu también estabas caída... que vas a hacerle.
A veces hay quien cae abruptamente, hay quien se va deslizando de a poco hasta caer...
Quizá no haya sido el momento de recoger sus pedazos...
Quizá el encuentro será en otro momento y en otro lugar...
Besos

Pamela dijo...

A veces pasa que uno no ve lo que tiene más cerca, el dolor del otro duele más que el propio, a veces no queremos mirar y nos sumimos en nuestra propia tormenta. Besos de amiga

Nómada planetario dijo...

Es difícil estar de guardia las 24 horas bajo ese árbol.
Besos desde otro jardín.

SUSURU dijo...

Caer, subir; volar, reptar; hundirse, emerger; romperse, rearmarse y poco a poco salir del dolor para volver al amor.

Cuidate mucho.

besos

MarianGardi dijo...

Muy tierno y delicado tu blog.
Me gustas
Un beso linda

La canciòn.....